Fósiles marinos en la sierra de Mota del Cuervo

Recuerdo cuando yo era un chicote que iba a las escuelas que había en la plaza mayor de la Mota, que el maestro tenía una gran afición por coleccionar fósiles que recogía en la sierra de la Mota (estribaciones de la Sierra de Altomira)(1). Había un armario en donde los tenía expuestos. Todos eran fósiles marinos, nos decía. Había: amonites, moluscos bivalvos, caracolas y otros que llamábamos coloquialmente “orejas de fraile”.

lamota-desde-los-molinosSierra de los molinos de Mota del Cuervo. (foto: jmgm)

En una ocasión fuimos de excursión al molino (entonces, en la sierra, solo quedaba en pie un molino: “El Zurdo” y ruinas de otros muchos molinos que, más tarde, serían reconstruidos). Una vez en la cima de la montaña, el maestro nos mandó a todos los alumnos cogernos de la mano, con los brazos extendidos para formar una larga cadena humana. Nos situamos de forma perpendicular en la sierra, de arriba a abajo, con cuidado de no despeñarnos. El objetivo no era otro que el de recolectar todos los fósiles que encontráramos a nuestro alrededor, una especie de barrido, para lo que íbamos avanzando: un paso y vista al suelo para recolectar, otro y otro, y así recoger todos los fósiles que pudiéramos encontrar. Entre todos los alumnos logramos encontrar un gran número de ellos, que al día siguiente estuvimos clasificando y ordenando en la escuela, llenando de “piedras“ aún más ese  gran armario. Me pregunto qué habrá sido de ellas , o en qué sección de arqueología de museo municipal pudieran estar… (2).

fosiles-marinos-en-mota-del-cuervoAlgunas muestras de fósiles marinos encontrados en la Sierra de los Molinos de
Mota del Cuervo

Yo no alcanzaba a entender cómo era posible que hubiera por allí aquellas piedras, que se asemejaban  a esas caracolas y esos animales marinos, estando la Mota tan lejos del mar.

Por otro lado, recuerdo también , cuando ya era un poco mayor, en mis viajes de la Mota a Madrid para estudiar el bachiller (en esa época aún no había instituto en la Mota); durante esas tres horas que nos llevaba el viaje en el coche de Chacón, por una carretera general (N-301), sin raya blanca en el centro ni en los lados, con esos enormes postes de madera, a sus lados, unos cruzados con muchos brazos , que a su vez llevaban numerosos cables portadores de esas conferencias telefónicas para las que había que esperar largas horas de demora… y otros sin brazos con un solo cable para el telégrafo, u otros postes con tres cables de alta tensión plagados de pájaros… Estaba muy atento a los pueblos que iban apareciendo en el horizonte, en esta inmensa llanura que es la Mancha, y me llamaba la atención que la iglesia de cada pueblo aparecía a lo lejos, justo en el centro de la carretera, de manera que parecía que los ingenieros que habían diseñado el  trazado de la vía, no tuvieron otra forma de guiarse para hacerlo, más que seguir la línea recta marcada de una torre a otra de los pueblos por donde pasaba…. Siempre me preguntaba cual sería la razón de que hubiera esa llanura tan inmensa en la Mancha (3), que tanto se asemejaba a la superficie del mar… ¿cómo la habría formado la naturaleza? Algo tan perfecto que no encontré en otras rutas por España, salvo en Castilla la Vieja, y en algunas otras zonas de Europa como en Francia y en los Países Bajos. Un amigo, manchego también, me dijo después:”por eso los manchegos tenemos esas miras tan amplias de la cosas, porque vemos muy lejos el horizonte…”

img_8515

Vista del gran lago navegable de Nahuel Huapi en Argentina (foto jmgm)

Recientemente en un recorrido que hice por Argentina, donde pude viajar por sus grandes lagos interiores, en los barcos que realizan esas rutas lacustres que llevan a sus glaciares de la Patagonia, y otras por el Lago Nahuel Huapi, de 557 km2 de superficie, me vino a la memoria el modesto complejo lagunar de nuestra zona de la Mancha húmeda y la posibilidad de que, en otro tiempo, hubiera sido todo un gran lago del que ahora solo quedan los restos fósiles citados anteriormente y sus pequeñas lagunas hipersalinas (como la de Manjavacas). Como si alguien, en su momento, hubiera quitado un hipotético tapón, y ese inmenso mar hubiera retrocedido hacia los océanos, o caído en el acuífero subterráneo, dejando paso a una tierra tan llana, como es la Mancha, aplanada por los sedimentos calcáreos procedentes de los huesos y conchas de su otrora vida animal, y por otro lado, esas pequeñas muestras lagunares, de agua muy salada, que aún hoy podemos disfrutar, en las zonas más bajas de la Mancha, justo en el término de la Mota y sus alrededores.

cretacico-hace-145-millones-de-anosEl mar Cretácico hace 145 millones de años, donde se observa la península ibérica parcialmente cubierta por las aguas. (foto gentileza de celestia.albacete.or)

Mi escasa formación geológica, (únicamente teníamos  una asignatura relacionada con esa disciplina geológica cuando estudiaba la carrera de Farmacia en la Universidad Complutense de Madrid), me han dado pie a indagar más a fondo sobre estos fenómenos geológicos que la naturaleza había situado, de forma tan caprichosa, en nuestra querida tierra de la Mancha. En síntesis, éstas son algunas de las explicaciones  que he encontrado:

  • La Mancha y otras muchas regiones estuvieron cubiertas por el inmenso mar Cretácico (hace más de 100 millones de años), con niveles marinos superiores a los actuales entre 40 y 250 metros, según se refleja en el mapa adjunto. (4)
  • La Tierra, por aquella época, además de la deriva continental, soportó el impacto de un asteroide, en lo que hoy sería la península del Yucatán (5), que ocasionó un cataclismo, y numerosas erupciones volcánicas, depositando uniformemente numerosos sedimentos cósmicos en el mar y quedando en suspensión gran cantidad de partículas, tapando los rayos solares, sumiendo a la Tierra en una prolongada noche. Muchos vegetales y algas murieron, al no poder realizar la fotosíntesis, dejando sin alimento a numerosísimos seres vivos que se alimentaban de esas plantas y algas. Muchas especies desaparecieron en la tierra (los dinosaurios) y también en el mar. Estos últimos dieron lugar a unos enormes depósitos calcáreos procedentes de las conchas y los huesos de esos animales marinos (6), que, junto con el polvo cósmico, allanaron la orografía manchega, por aquel entonces fondo marino, y dando lugar, tras el descenso de las aguas, a esta inmensa llanura que es la Mancha.Las fotos anexas corresponden a fósiles marinos encontradas en Mota del Cuervo.conchas fosilizadas de bivalvo ostréido, de la especie Exogyra flabelata

Conchas fosilizadas de bivalvo ostréido, de la especie Exogyra flabelata (foto: jmgm)

Bivalvo pectínido indeterminado (molde exterior)

Bivalvo pectínido indeterminado (molde exterior) (foto: jmgm)

Notas aclaratorias:

  • (1) La Sierra de Altomira corre desde el norte de Sacedón hasta Mota del Cuervo, con algunos afloramientos al este de Campo de Criptana.(Notas y comunicaciones del Instituto Geológico y Minero de España, Números 29-31 editado en 1953)
  • (2) Debido a esas búsquedas tan intensivas y al paso de los años, con tanta gente visitando los Molinos, hoy día es casi imposible encontrar fósiles en la sierra de los molinos de la Mota. En cambio, en la zona de la Ermita del Valle, en las estribaciones de la misma sierra citada, hay un terreno labrado en la falda de la misma montaña, de color muy blanco (muy calcáreo) en la que, hace poco tiempo, dando un paseo, aún pudimos encontrar con mis hijos y mis sobrinos algunos fósiles marinos a simple vista. El hecho de estar la tierra labrada por el arado hace que estos fósiles afloren más fácilmente a la superficie.
  • (3) En la Mancha el relieve se muestra interrumpido por algunas colinas triásicas o cretácicas, como ocurre en Alcazar de San Juan, El Toboso o Mota del Cuervo. (Fuente: Estudios geográficos, Volumen 7 pag.284 Editado por el Instituto “Juan Sebastián Elcano.”, 1946 digitalizado por la Universidad de Michigan)
  • (4) El Cretácico es el último período del Mesozoico, comenzó hace unos 145 millones de años y finalizó hace unos 65 millones de años. El Geólogo D. Casiano de Prado, indica en su libro “Descripción física y geológica de la provincia de Madrid” editado en 1864 por la Junta General de Estadística, (pág.117), que no hay indicios de que el Mar Cretácico se extendiera más al poniente de Mota del Cuervo y de Quintanar de la Orden, por una parte y de Quijorna (Madrid) del Espinar (Segovia) y del río Luna (León)por otras .
  • (5) Un asteroide un gran tamaño impactó con el planeta Tierra, en la península de Yucatán (cráter de impacto de Chicxulub), la atmósfera se cubrió de polvo y vapor de agua, numerosas erupciones volcánicas contaminaron el aire de cenizas y gases tóxicos, provocaron devastadores incendios, etc. Todo ello generó que gran parte de los seres vivos se extinguiesen. El polvo cósmico generado por el impacto del meteorito se sedimentó sobre la superficie de los continentes y sobre los fondos marinos originando una capa oscura rica en iridio y otros elementos escasos en la superficie terrestre.
  • (6) Depósitos calcáreos durante el Cretácico se depositaron más calizas que en ningún otro periodo del eón Esto se debió a un enriquecimiento en calcio de los océanos, junto a una mayor diversidad de formas de vida que disponían de este calcio para formar sus esqueletos, principalmente nanoplacton El Cretácico fue definido por el geólogo belga Jean d’Omalius d’Halloy en 1822, usando los estratos de la cuenca de París. El nombre fue tomado del más característico de sus suelos, las cretas, constituidas por la deposición de conchas de invertebrados marinos de esa época, principalmente cocolitos.

jmgm

Autor: José Manuel González Mujeriego
Publicado el 9 de diciembre de 2009
logoAHMCg.gif
Miembro de la Asociación de Amigos por la Historia de Mota del Cuervo.

Anuncios

Cultivos antiguos en Mota del Cuervo

Ahora es normal ver las tierras de nuestro pueblo sembradas de cebada, trigo, ajos, girasol, olivos, viñedos, garbanzos… pero no siempre ha sido así. Hasta hace unos años, también era normal ver otros cultivos como:

LOS YEROS: de nombre botánico “vicia ervilia” una leguminosa que se utilizaba para consumo del ganado, fácil de cosechar que soporta suelos pobres y alcalinos.

yeros_moro_28_20130525_1712141505Planta y fruto leguminoso de los Yeros. (foto de http://www.agroes.es)

LOS TITOS: de nombre botánico “Lathyrus sativus L.”, planta más conocida como almortas, o guijas, una leguminosa parecida a los garbanzos pero aplastados y cuadrados, cuya harina aún se cocina en forma de gachas y que en épocas de escasez fue alimento habitual de la población, llegando su elevado consumo a producir la enfermedad del Latirismo (una especie de parálisis de los miembros inferiores), que se manifestó especialmente en aquellas personas que, diariamente, se alimentaban de esta legumbre sin ingerir otras proteínas. Hasta el punto de que el gobierno español de entonces, prohibió, mediante un edicto del 15 de enero de 1944, su consumo y requisó todas las almortas y sus harinas depositadas en los almacenes. Con esta legumbre, solían hacer los mozos de nuestro pueblo las famosas “almoragas”, que consistían en unas hogueras donde se quemaba la planta y sus vainas, quedando dentro de ellas los granos tostados, que según parece estaban deliciosos…

 

latyrus-sativus-el-huerto-2-0

Planta de Lathyrus sativus en plena floración, también llamada Almortas.
(Foto gentileza de elhuerto20.wordpress.com)

Pero el cultivo especial al que quiero referirme por su importancia económica, hasta mediados del siglo XIX, era el de la barrilla, que describo a continuación. Por entonces era frecuente ver grandes extensiones de este cultivo en Mota del Cuervo. Sus agricultores y los profesionales barrilleros que elaboraban el producto final: “la piedra barrilla”, contribuían, de forma notable, al auge de la industria del vidrio y del jabón en España y en Europa.

LA BARRILLA: la “Salsola Setífera, fam. Quenopodáceas” y otras plantas del genero Salsola,  también conocida en nuestra zona como: “salicor de la Mancha”, es una planta que se cultivaba intensamente en tierras secas y salobres de Mota del Cuervo. Tiene un alto contenido de sales orgánicas de sodio y potasio y, de ella, era la única forma de extraer la sosa hasta mediados del siglo XIX.

Según se cita en el “Tratado de Agricultura General” editado en la imprenta Real de Madrid en 1818 por la Real Sociedad Económica Matritense de Amigos del País,  “ La Barrilla Fina, o su nombre científico Salsola Setífera, planta de sabor salado alcalino, se cría mejor en los terrenos alcalinos con alguna mezcla de arcilla y crece espontáneamente en las costas de Levante y de Andalucía. Se cultivaba con más abundancia que ninguna otra planta salada desde el reino de Valencia hasta Málaga, en Andalucía, en Herencia, Mota del Cuervo, La Guardia y otros varios pueblos de la Mancha baja y de la provincia de Toledo. “

 

Siembra: Se realizaba entre Marzo y Abril y se hacía a voleo, de forma muy clara para que las matas tuvieran después suficiente espacio para extenderse y ventilarse. La barrilla es un vegetal craso que transpira poco, y obtiene uno de sus principales alimentos de la atmósfera, se basta con la humedad del rocío para crecer. En ocasiones se sembraba mezclada una parte de trigo ó cebada y otra de barrilla. Si el año era lluvioso se malograba la barrilla pero se obtenía buena cosecha de trigo o cebada, y al contrario, si el año era seco, la barrilla que se obtenía era de excelente calidad y compensaba la poca cosecha de trigo o cebada. En otras ocasiones, también se alternaba su cultivo con el del  trigo y/o la cebada, eliminando de esta forma los barbechos obligados.

Esta planta cultivada florecía de Agosto a Septiembre y era más abundante en los años de pocas aguas.

 barrilla-salsola  barrilla-salsola-sps
Diferentes aspectos de la Barrilla (varias especies del género Salsola) en primavera y en otoño, muy abundantes en el entorno del Complejo Lagunar de Manjavacas.

Recolección: Se cosechaba en Septiembre cuando la planta daba sus numerosos frutos, se arrancaba de raíz y se vareaba para obtener la semilla. Las hierbas recolectadas se apilaban flojas en montones de unos dos metros para que se airearan y se secaran. En tiempo lluvioso se solían cubrir con heno o paja para evitar que se mojaran durante el tiempo que transcurría hasta su elaboración.

quemando-la-barrilla

Elaboración de la piedra barrilla: cuando la planta estaba seca, se quemaba de forma controlada por expertos barrilleros en unos hoyos excavados en la tierra. Para extraer la piedra barrilla había que tener gran arte, ya que su combustión debía ser lenta para conseguir que no se carbonizara la planta (lo cual inutilizaba todo el proceso). De esta forma la planta se fundía formando una pasta, la cual habría que remover posteriormente para extraer el aire y homogeneizar la mezcla.

Después, para finalizar el proceso, se tapaba el hoyo con tierra y se esperaba un tiempo hasta que se enfriara y se solidificara la masa. Esta pasta solidificada llamada “piedra barrilla”,  tenía un color grisáceo o gris azulado, sonido metálico y sabor salado; podía llegar a pesar hasta unos 2.000 Kgs., pero para moverla se partía en trozos grandes llamados “balas”.

 Usos: La barrilla así extraída, era vendida después a las industrias como materia prima para obtener la sosa, que se utilizaba principalmente para la industria del vidrio, para la obtención de jabón y para el blanqueo de fibras textiles.

Cuánto mayor pureza tenía la barrilla, más transparente salía el vidrio y más fino era el jabón.

Prácticamente toda la barrilla que se obtenía en Mota del Cuervo se dirigía al puerto de Cartagena, para su exportación posterior a las fábricas de cristales de Francia, Holanda, Inglaterra y Venecia (Murano), en donde empleaban la barrilla como álcali fundente en la elaboración del vidrio, espejos y cristales.

fabricando-vidrio-en-muranoFabricando objetos de vidrio en Murano, (imagen de Oliver Quiknes en Youtube)

En cuanto a su uso para la fabricación de jabón, la barrilla era el componente básico en la elaboración de jabones duros y blandos. Para los duros podía emplearse cualquier tipo de barrilla (borde, salicor, sayón, etc.)., pero para el famoso jabón fino que se fabricaba en Marsella se empleaba exclusivamente la barrilla fina. En la Mota hubo una fábrica de jabón que la utilizaba y el resto se vendía a otras fábricas de Alicante, Cartagena y Murcia.

jabon-de-marsella

Jabón de Marsella (foto de Kuviajes.com)

Otros usos eran: la destilación de lejías (1) y barnices, el blanqueo de lienzos finos y bastos. En la Mota se usaba para blanquear las estameñas y albornoces de una pequeña industria local de la época (hasta 1832 hay constancia de esta industria de telares de lienzo en la Mota), y se usaba también en medicina (2) por sus propiedades como diurético y para tratar enfermedades cutáneas.

Importancia económica: El auge de las industrias del jabón y del vidrio propiciaron una etapa de gran riqueza para los productores de barrilla, e hicieron que muchos barbechos en la Mota se roturaran para la plantación de esta planta de la barrilla.

Como ocurre cuando hay grandes ganancias, la hacienda pública gravaba fiscalmente esta planta de forma muy elevada en el siglo XVI. Es casi seguro que el cultivo de la barrilla estaba sujeta al gravamen de los alcabaleros reales, como Cervantes, que actuaban en la Tercia Real de Mota del Cuervo. También se sabe que su elevada fiscalidad hizo que su exportación se desviara a otros puertos no oficiales, como el de Alicante, donde no pagaban impuestos, en detrimento de los puertos establecidos para ello, como los de Cartagena, Mazarrón y Águilas.

Picaresca: Como en todos los ámbitos de la vida, también en este negocio había mucha picaresca, ya que en algunas zonas mezclaban la barrilla fina con la barrilla borde y otras plantas alcalinas, con lo que hacían aumentar la masa de la piedra barrilla, pero ésta era de menor calidad. Esto ocasionó que se establecieran multas importantes para estos defraudadores, ya que unos pocos podrían malograr la fama de la zona de origen de la barrilla que se exportaba a lejanos lugares. La más apreciada era la barrilla fina.

Decadencia del cultivo: A pesar de la creciente demanda en toda Europa de la sosa (carbonato sódico), especialmente en Francia, en el siglo XVIII con su industria química floreciente, que le hacían depender de la importación de la barrilla del levante español y de la Mancha, la Academia de Ciencias francesa, propició entre sus químicos un concurso público para buscar otras formas más baratas de obtener el carbonato sódico. Fue entonces cuando el médico Nicolás Leblanc (1742-1806), tras muchos intentos fallidos logró obtener la deseada sosa partiendo de elementos como: sal, ácido sulfúrico, carbón y carbonato cálcico. Más tarde, y debido a los residuos contaminantes que tenía este sistema (especialmente ácido clorhídrico), que producían desagradables olores y enfermedades entre los obreros de las fábricas de sosa, en 1863 el ingeniero químico belga Ernest Solvay, ideó un nuevo método de obtención de la sosa, con unas materias primas más baratas y sin residuos molestos, que desplazó totalmente el sistema de Leblanc. De esta forma, el cultivo de la barrilla empezó a decaer y se fue abandonando paulatinamente el cultivo de esta planta.

ernest-solvayErnest Solvay, químico belga que definió un nuevo procedimiento (proceso Solvay) para fabricar la sosa, carbonato sódico (sosa Solvay). (Gentileza de http://www.biografíasyvidas.com)

 En la actualidad: Hoy día podemos reconocer esta planta que, de forma silvestre, aún se cría en nuestra zona (ver fotos) y cuando está seca, el viento la arranca y la hace rodar por los campos (los llamados vulgarmente “cenizos”, muy típicos también en las películas del oeste americano). En algunos sitios la emplean como planta ornamental en las rotondas, por su verde glauco, sus bellas flores rojas, y por los escasos requerimientos de agua de esta planta barrilla.

 

 

NOTAS ACLARATORIAS: (1) con la ceniza de la barrilla, se fabricaba en cada casa la lejía para lavar, Se colocaba sobre un cesto (coladero,o “colaor”) y sobre ella se vertía agua caliente, para obtener “la colada” y luego blanquear la ropa. De ahí deriva el actual dicho de “hacer la colada” para referirse a lavar la ropa.
(2) En la “Flora española de J. Quer. Tomo  VI, pág. 234, se dice que “el cocimiento es muy aperitivo, promueve la orina y los menstruos, facilita el parto, expele las parias y purga por el vientre los humores acuosos, por cuya razón se emplea para la hidropesía (retención de líquidos). Las cenizas infundidas con agua, curan la sarna, herpes y demás enfermedades cutáneas, para estos efectos se deben lavar las partes ofendidas con la infusión”.

 

jmgm

Autor: José Manuel González Mujeriego

Publicado en febrero de 2010

logoAHMCg.gif
Miembro de la Asociación de Amigos por la Historia de Mota del Cuervo.

Lorenza Carrasco y Campos “La Maga de la Montaña”

Poetisa nacida en Mota del Cuervo el 10 de agosto de 1827

Es conocida por el seudónimo de la Maga de la Montaña (1). Entre sus obras principales, destacan las poesías que publicó en diversos periódicos de Alicante, como: “ La Amenidad, año 1848”, “El Agente Alicantino” y el “Diario de Alicante”.  Publicó (2) también parte de su obra en Madrid, en el semanario heráldico, científico y literario “El Trono y la Nobleza”  y en la revista  el “Círculo Científico y Literario”.

En 1846, a la muerte de su padre, D. Antonio Carrasco (que fue magistrado de la Audiencia de Zaragoza), la poetisa moteña volvió a residir en la Mota con su familia y desde allí continuó con su obra poética.

La Maga de la Montaña, participó en la “Corona Poético Musical” (3) que los principales poetas  de España de principios del siglo XIX, dedicaron al Caballero Azara, insigne diplomático, coleccionista de arte, mecenas y gran literato aragonés.

330px-jose_nicolas_de_azara_2D. José Nicolás de Azara (foto: Wikipedia)

A continuación se reproduce esa aportación poética firmada por Lorenza Carrasco en Mota del Cuervo el 18 de octubre de 1853:

¡Aragón! ¡Aragón! Bellas praderas
ricas en frutos y en lozanas flores,
del Ebro fertilísimas riberas…
¡Ay, de mi juventud en los albores,
vosotras me halagabais lisonjeras!

Y la brillante aurora
que entonces mi destino sonreía,
de gloria y de ventura precursora,
se oscureció, y hoy la desdicha mía
rigores de la muerte, triste llora.

Mas avara conserva mi memoria,
con recuerdos queridos,
los héroes que te dan prestigio y gloria,
los hijos de tu suelo esclarecidos
en las páginas de oro de la historia.

Y acuerdo la preclara
que con rasgos tan bellos, dignamente
guarda el nombre de Azara;

¡Azara! que leal, puro, valiente
el honor español personizara.

Que ostentando severo
su innata rectitud, su ciencia inmensa,
la admiración logró del pueblo ibero,
y en noble recompensa
el afecto del gran Carlos Tercero.

¡Volved la vista á Italia! Allí extendido
su ingenio soberano,
á la eterna ciudad libró atrevido,
y aun el pueblo romano
su ilustre nombre acuerda agradecido.
¡Ah! Cesen, lira mía, tus débiles acordes un momento.
¿Cómo atrevida abarcas
los hechos celebrar con digno acento
del que logró favor de cien monarcas
por su bondad, su cuna y su talento?

Que su grandeza y su honradez abona
el ínclito heroísmo

que Malta en sus anales nos pregona:
Azara renunció por patriotismo
á sus sienes ceñir una corona.

 Mota del Cuervo 18 de octubre de 1853

La Maga De La Montaña.

(Lorenza Carrasco y Campos.)

Lorenza Carrasco y Campos, que nació como decía en 1827, o sea: 15 años después de promulgarse la Constitución de Cádiz (La Pepa), y que tras la entronización de Fernando VII (1814-1833), éste puso trabas al desarrollo de lo aprobado en Cortes,  que obligaba al Estado a impartir formación cultural al pueblo de forma gratuita y universal  (Reglamento General de Instrucción Pública aprobado en la Constitución de 1812), y aunque con el reinado de Isabel II (1834-1868) se pudo finalmente potenciar la instrucción pública, esto no fue óbice para que, en aquella época (1853 cuando la “Maga de la Montaña” firma su obra en la Mota), en España el índice de analfabetismo superara el 81%, la mitad de los niños en edad escolar estaba sin escolarizar, el 42,3% del profesorado de primaria carecía de titulación específica y más del 60% de las escuelas no tenían el material técnico adecuado para la enseñanza (4). Con este panorama cultural de la época, y siendo mujer, cabe reconocer el gran mérito de esta poetisa moteña, aún hoy,  casi desconocida para sus paisanos.

(NOTAS ACLARATORIAS)

  • No confundir este seudónimo de la poetisa moteña, con el libro del novelista histórico inglés Walter Scott (1771-1832), titulado “ La Pithie es Higlands” o sea “la Maga de la Montaña”, publicado en Madrid en 1844
  • Según se relata en el libro “Glorias de Azara en el siglo XIX” del año 1854 escrito y dirigido por D. Basilio Sebastián Castellanos de Losada, a propósito de la inauguración del monumento erigido en Barbuñales de Aragón al célebre diplomático y literato español, D. José Nicolás de Azara y Perera (Marqués de Nibbiano)
  • Compendio de poesías y música escrito por varios autores como loa a un personaje fallecido.
  • “La enseñanza primaria en España entre 1846 y 1856: Apuntes de Estudio” de Angel Gómez Moreno (Dialnet.unirioja.es – 117.531.pdf)

jmgmms10

AUTOR: José Manuel González Mujeriego
Publicado en Octubre de 2010

logoAHMCg.gif
Miembro de la Asociación de Amigos por la Historia de Mota del Cuervo.

La Mota en los años treinta

Muchas veces vemos pasar el tiempo sin pensar en el pasado. Solo cuando se alcanza una cierta madurez se suele despertar el interés por conocer la historia de nuestros antepasados, sobre cómo vivían, sus costumbres…Quizás buscando los orígenes familiares.

En ese afán de curiosidad, hace poco tiempo cayó en mis manos un anuario industrial y comercial que estaba en el fondo de una estantería, en la cámara de mi casa en Mota del Cuervo, un documento que databa del año 1931. En él se detallan, pueblo por pueblo, sus coordenadas geográficas, su número de habitantes, si tenían telégrafo, estación de ferrocarril, la distancia a la capital de la provincia y posteriormente se detallan todos y cada uno de los negocios, comercios y artesanos existentes en cada pueblo.

Rápidamente me fui a buscar, en la provincia de Cuenca, la Villa de Mota del Cuervo y reconocí a muchos apellidos de los antepasados recientes de nuestros paisanos, aunque muchos de los comercios y negocios que allí se citan hoy ya no existen, y vi como había oficios y profesiones que hoy han desaparecido, como:

Las 3 Abacerías que eran tiendas en donde vendían principalmente legumbres secas a granel, habas (quizás de ahí su nombre), vinagre, aceite, azúcar, sal, especias, etc. En la Mota las tres Abacerías coexistían con otras 2 tiendas de Comestibles

interior-de-una-abaceriaInterior de una Abacería (foto: blogabaceria.es)

Los 3 Albarderos hacían albardas cabezados, estribos, alforjas… para la protección del animal y la sujeción del “Yugo”.

albardas Albardas

Las 2 Caldererías que se dedicaban a la fabricación y montaje de todo tipo de trabajos en hierro, zafras para el aceite, venta y reparación (estañado) de sartenes, calderos de cobre, pucheros…

zafra Zafra para el aceite

Otras actividades han cambiado su relevancia. Llama la atención el número elevado de Lecherías; había siete para un pueblo de 3.511 habitantes (según este anuario y 4.171 según el INE de 1930), que seguramente se correspondería con gente que tenía vacas, o rebaños de ovejas y vendía la leche fresca del día, dado que no existía otra posibilidad de conservarla más que fabricando queso, nuestro fabuloso queso manchego. Cuando yo era un niño recuerdo como la gente iba cada día a buscar la leche a las vaquerías, portando un recipiente metálico (de aluminio), una lechera , para después cocerla antes de consumirla (entonces no se conocía la pasteurización ni la esterilización), ¡qué fácil es ahora ir al “super” a comprar los paquetes de leche que duran muchos días en nuestra despensa!

Curiosamente había 5 Mercerías. Estaba claro que las mujeres de entonces cosían toda la ropa en su casa.

En aquel tiempo, a pesar de la crisis por la que atravesaba España en los años 30, había en la Mota una próspera industria manufacturera, como: 2 fábricas de tejidos, una fábrica de Mantas (que aún hoy continúa), una fábrica de Aceites (la de mi bisabuela Pura Contreras. Una de las pocas empresarias en aquella época, en la que las mujeres acababan  de estrenar su derecho al voto –Octubre 1931-).

purificacioncontrerasiglesias
Purificación Contreras Iglesias (Fábrica de aceites)

Había 19 bodegas de vino en donde literalmente se pisaba la uva blanca airen (la variedad dominante en aquella época en la Mota), 5 fábricas de tinajas (este Anuario de la editorial Rivadeneyra no dice nada de cántaros, pero seguro que hacían cántaros y tinajas…Me imagino aquellos carros cargados de cántaros que recorrían toda la comarca vendiendo estas vasijas típicas de la Mota para el agua y para el vino. Había también una fábrica de Ladrillos y Tejas, aunque las construcciones de aquel tiempo eran eminentemente de tapiales realizadas en el sitio donde iban a estar emplazadas, apelmazadas  con tierra, agua y paja entre dos grandes tablas y unidas por yeso negro (que se cocía en las yeseras del vecino pueblo de El Pedernoso). Hoy día muchas casas de la Mota conservan esos grandes muros (a veces de 80 cm.) de tapia que, según los arquitectos, junto al encalado de las paredes es la mejor defensa contra el calor del estío manchego.

En aquel tiempo el consumo de pan era muy elevado, había nada menos que 5 fábricas y 8 hornos de pan. El pan sobado de la Mota era muy apreciado por los viajantes que pasaban por nuestro pueblo.

También destaca la cantidad de herreros, en aquella época había seis en el pueblo, que se dedicaban principalmente a herrar a las mulas y caballos y a reparar los aperos de labranza, arados…, con esos fuelles enormes que insuflaban el aire a aquellas ascuas de carbón donde ponían al rojo las rejas, para poder afilarlas. Había 9 carpinterías que daban servicio a los moteños y arreglaban sus carros y galeras tanto del pueblo, como de los viajeros. Seis de ellas, sus titulares, tenían el mismo apellido: Morales. También había un constructor de carros.

Por otro lado había nada menos que 10 ferreterías que hacían estricto honor a su nombre. Entonces nada de vender electrodomésticos, muebles, o similares, sino clavos herramientas y poco más.

Dado que la Mota ha sido siempre un cruce de caminos, por un lado el “Camino Real a Valencia” (actual N-301 Madrid-Cartagena) y que en otro tiempo es posible que parte de su trazado coincidiera con una calzada romana (según lo atestigua el paraje llamado de la Miliaria, a las afueras de Mota del Cuervo, por encontrarse allí un miliario romano) y, por otra parte, la Carretera N-420 Córdoba-Tarragona,  por lo que eran muchos los viajeros que hacían parada y fonda en nuestro pueblo.

saturio-mujeriego-fernandez Saturio Mujeriego Fernández (Posadero)

Eran 3 las posadas que atendían a esos viajantes, una de ellas la de mi bisabuelo Saturio Mujeriego, que por la módica cantidad de 7 pesetas, daba la pensión completa. Ahora seguramente se llamarían casas rurales…

En aquel año (en la noche del 14 al 15 de abril) hasta el rey Alfonso XIII pasó por la Mota, al volante de su Duesenberg, para su exilio marsellés hacia al puerto de Cartagena, tras el triunfo de la República.

Según este anuario de 1931, había en aquella época una tienda de tocinos y jamones. Las tajadas de tocino fritas eran un alimento indispensable en el hato de los labradores de entonces que, en época de trilla, no desuncían (no quitaban los aparejos a las mulas ni siquiera por la noche), y que aprovechaban el viento de la madrugada para aventar…

Llama la atención la importancia que tenían entonces los 3 pescaderos en la  Mota. Había un “importador” de pescados “frescos y salados” que venían de Almería, Cádiz, Málaga, Barbate y Melilla (importaban de dentro de España…)  y nada menos que un asentador de pescados (ventas al por mayor y al menor). Todo esto a muchos kilómetros del mar…

En el capítulo de profesionales liberales con carrera universitaria había: 1 Abogado, 2 Farmacéuticos, 3 Médicos, uno de ellos (Don Antoliano Castellano, que era el acalde de la Mota en 1931) y 2 Veterinarios. En aquel tiempo, el grado de analfabetismo de la población manchega se acercaba al 80%.

Con otras profesiones destacaban: 3 barberías (entonces la gente se afeitaba en la barbería habitualmente), 3 sastrerías y 3 tiendas de tejidos.

joaquinpiquerasmartinez
Joaquín Piqueras Martínez (dueño del bar de la Plaza)

En cambio había solo un bar que estaba en la plaza mayor “el preferido por los señores viajantes” propiedad de Joaquín Piqueras Martínez (casado con Mª Rosa Mujeriego y padre del fundador de la Asociación de Amigos de los Molinos),  y un Casino de la Concordia “Socorros Manjavacas”.

La Mota exportaba trigo y cebada con un Cosechero y exportador de cereales y piensos, harinas y salvados. Había 3 almacenes de harinas (el último molino de viento que molió –el Zurdo- había dejado de hacerlo 2 años antes de la impresión de este Anuario que reproduzco a continuación,. También había un comerciante que se dedicaba a la compra venta de frutos del país “Compra–venta de quesos manchegos y frutos del país” (mi tío abuelo Luis Mujeriego, que fue alcalde de Mota en 1939, con Manuel Azaña).Llama la atención de que no había en La Mota bancos en esa época. El más cercano el Banesto de Quintanar. Tampoco había gasolineras.

d-antoliano-castellano

D. Antoliano Castellano España (Médico que aparece en este anuario, y Alcalde de Mota del Cuervo en 1931). (Foto: libro El Alcalde )

luis-mujeriego-morales
Luis Mujeriego Morales (Comerciante que aparece en este anuario y Alcalde de Mota del Cuervo en 1939, siendo el Jefe del Estado: Manuel Azaña)

Era un periodo convulso de la historia de España. El año anterior (1930) caía la dictadura de Primo de Rivera, después vendría la “dictablanda” de Berenguer  y el gobierno monárquico del Almirante Aznar, el cual en 1931, convocó elecciones municipales que dieron la victoria a la República en las grandes ciudades (no así en los pueblos). Estos resultados hicieron dimitir al rey Alfonso XIII, que ese mismo año se exilió a través del puerto de Cartagena. Posteriormente, en muchos pueblos de la Mancha, que habían votado mayoritariamente a la Monarquía, se organizaron manifestaciones, y concentraciones multitudinarias ante los Ayuntamientos, desde cuyos balcones, como en el resto de España, se proclamó la Segunda República el 14 de abril de 1931… El gobierno provisional de Niceto Alcalá Zamora, anuló las elecciones municipales en el 40% de los pueblos de la Mancha y el 31 de mayo se repitieron dichas elecciones que dieron claramente el poder a la izquierda…Otras elecciones a Cortes de junio de 1931 otorgaron el poder a la coalición republicano-socialista. Una nueva constitución vio la luz en diciembre de 1931.

Dos años más tarde (en 1933) nuevamente volvieron a ganar las fuerzas conservadoras, hasta que en el plebiscito de 1936 ganaron otra vez las fuerzas de izquierda. Había una crisis económica desde 1927 similar a la actual. La guerra civil estaba próxima, se inicia por un golpe de estado el 17 de julio de 1936 en Melilla.

mota-en-anuario-1931Reproducción maquetada de la hoja correspondiente a Mota del Cuervo en el Anuario Industrial y Artístico de España, con el detalle de todos los nombres y ocupaciones en año 1931

anuario1931
Reproducción de la contraportada del  ANUARIO INDUSTRIAL  

jose-manuel-gonzalez-mujeriego

Autor: José Manuel González Mujeriego
Publicado el 17 de julio de 2009
logoAHMCg.gif
Miembro de la Asociación de Amigos por la Historia de Mota del Cuervo.