La Venta de Malabrigo

Son muchas las especulaciones que rodean a la posible venta donde Don Quijote de la Mancha fuera armado caballero en la ficción de la principal obra cervantina. Hasta ahora hay dos estudios que concretan la situación de esa Venta en el paraje de Manjavacas. Un despoblado que llegó a integrarse en Mota del Cuervo y donde solo quedó la Ermita de Manjavacas y una venta donde se cobraba el portazguillo.

Campo de Montiel desde los Molinos de Mota del Cuervo

Vista del paraje de Manjavacas (antiguo y conocido Campo de Montiel) desde los Molinos de Mota del Cuervo (En su momento hubo un pueblo y más tarde una venta. Ahora solo está la Ermita de Manjavacas)

El primero que sitúa en ese paraje de Manjavacas la Venta del Quijote es Luis Román Alhambra, autor del libro “Mi vecino Alonso”, que defiende que el “lugar de la Mancha” es Alcázar de San Juan. Para ello ha estudiado las diferentes Relaciones de Felipe II de los pueblos de la zona. Curiosamente no están las declaraciones de Alcázar, que al parecer se perdieron. Personalmente no coincido con él en la determinación del “lugar de la Mancha” por varios argumentos que expreso en mi libro “Lo que Cervantes calló” (pág. 143). El más importante es por la ilógica vuelta que este autor alcazareño hace dar a D. Quijote y a Sancho. Como puede verse en el siguiente mapa, si suponemos que nuestros protagonistas salen desde Alcázar de San Juan en dirección a Puerto Lápice, es imposible que se encuentren antes con la aventura de los molinos de viento de Campo de Criptana, puesto que como puede verse están en dirección opuesta a Puerto Lápice, a donde Cervantes repetidamente dirige, desde su lugar, a D. Quijote y a su escudero.

mapa Alcázar-Criptana-Alcázar-Puerto Lápice

No es posible dirigirse desde Alcázar de San Juan hacia Puerto Lápice y encontrarse los molinos de viento de Campo de Criptana. Son dos poblaciones que se encuentran en direcciones opuestas saliendo desde Alcázar.

Posteriormente hay otro estudio denominado “Manjavacas la Venta del Caballero” (2014 Editorial AACHE) de Isabel Sánchez Duque y Francisco Javier Escudero Buendía, que sostiene también que esa venta del Quijote estaba situada en el paraje de Manjavacas. Basan sus tesis en que en Manjavacas hubo realmente una venta donde se cobraba el portazguillo y tienen como hilo conductor el camino de los Pimenteros, que iba desde Toledo a Murcia… Algo muy documentado, que no discuto, y que viene a resaltar el interesante yacimiento arqueológico que supone Manjavacas, aún por descubrir, pero que en mi opinión, no se corresponde con la Venta donde fuera armado caballero D. Quijote, si nos atenemos a lo que Cervantes dicen en El Quijote.

Manjavacas la venta del caballero

La razón principal es que Cervantes en su obra, cuando menciona la primera salida del Quijote desde “Su lugar de la Mancha”, dice que toman el camino del “Antiguo y conocido Campo de Montiel”, pero no concreta exactamente hacia qué parte de ese antiguo y conocido (y cambiente) Campo de Montiel se dirigen. Hasta ahí, si tomamos como buena la hipótesis que yo sostengo en mi libro “Lo que Cervantes calló”, de que el lugar de partida fuera “El Cuervo” (que hasta 1573 estuvo adscrito al antiguo Campo de Montiel), -hoy Mota del Cuervo-, esa dirección bien podría ser la de Manjavacas y en ese caso, la hipótesis de la Venta de Manjavacas, como la de donde fue armado Caballero D. Quijote, podría ser válida.

La cuestión viene cuando Cervantes, en la segunda salida del Quijote desde su lugar, habla de que “Acertó don Quijote a tomar la misma derrota y camino que el que él había tomado en su primer viaje” (El Quijote, I, cap. VII) y luego se encuentran con la aventura de los Molinos de Viento: “En esto, descubrieron treinta o cuarenta molinos de viento que hay en aquel campo” (El Quijote, I, cap. VIII). Esa mención acota bastante el camino que tomaron nuestros protagonistas en las dos ocasiones y los aleja de Manjavacas, ya que Cervantes indica que esa aventura tuvo lugar en un sitio donde había 30 ó 40 molinos de viento. Está documentado que solo en Campo de Criptana, hubo 30 ó 40 molinos de viento. Así que si salieron del Cuervo (Mota del Cuervo) y se dirigieron (la primera y la segunda vez) por el “antiguo y conocido Campo de Montiel”, en dirección a Campo de Criptana, y luego a Puerto Lápice. Solamente en los aledaños de ese camino y antes de llegar a los 30 ó 40 molinos de viento de Criptana, tuvo que encontrarse LA VENTA DONDE FUE ARMADO CABALLERO DON QUIJOTE DE LA MANCHA.

Mapa Mota Criptana Puerto Lápice2

Este es el itinerario que Cervantes marca para D. Quijote y Sancho. Salen desde su lugar en dirección a Puerto Lápice y se encuentran con los 30 ó 40 molinos de viento de Campo de Criptana. Si suponemos que salen desde Mota del Cuervo, ese sería el camino.

Desde la publicación de mi libro “Lo que Cervantes calló” en enero de 2015, he estado pateando la zona en búsqueda de esa venta. Concretamente he recorrido el camino del Campo (Campo de Criptana) que arranca desde Mota del Cuervo y se dirige a Campo de Criptana. Exactamente pasa ese camino por la Ermita de Criptana (donde, en otro tiempo, estuvo ubicado un castillo) y lleva directamente hacia los Molinos de Viento, para seguir después hacia Puerto Lápice.

En su momento me sorprendió ver en ese camino, antes de llegar a Campo de Criptana, una construcción (posterior a Cervantes) con forma de Castillo y con gran pozo en sus inmediaciones, que pensé que podría tratarse de una construcción sobre una primitiva venta, ya que no tenía noticias ni constancia de ninguna venta por la zona. Esta hipótesis la sugería en mi libro, pero sin atreverme a asegurarla, (pág. 186) ante la falta de documentos que lo atestiguaran. Así que dejé como hipótesis la zona donde pudo estar la Venta del Caballero.

LA VENTA DE MALABRIGO

Recientemente, en una visita que realicé a D. Luis García Fernández, un nonagenario, estudioso de la obra cervantina, el único superviviente de la primera junta constitutiva de la Asociación de Amigos de los Molinos de Mota del Cuervo, celebrada en 1955, vi que tenía unos cuadros en su casa con una representación de la VENTA DE MALABRIGO que acapararon mi atención. Este hombre, natural de Mota del Cuervo, está casado en el vecino pueblo de Campo de Criptana, razón por la que ha recorrido ese trayecto a caballo en infinidad de ocasiones. Por si fuera poco, cerca de ese mismo camino, desde hace muchas generaciones, su familia posee una finca, que él llama la Venta de Malabrigo y que en los mapas aparece como Casa de Escama o Casa del Protestante.

D. Luis García y JMGM

Visita realizada a D. Luis García Fernández, actualmente el único superviviente de la primera Junta Directiva de la Asociación de Amigos de los Molinos celebrada el 9-11-1955

.

Cuadro Venta de Malabrigo 1

Aspecto del primer cuadro pintado por D. Luis García, con la fachada principal de la “Venta de Malabrigo”, reproducido de una foto del original

Cuadro Venta de Malabrigo 2

Aspecto del segundo cuadro pintado por D. Luis García, con otra vista diferente de la “Venta de Malabrigo”, con el camino de los Valencianos que pasa junto a la casa.

Inmediatamente vino a mi memoria esa buscada venta cercana al camino del Campo de Criptana, muy cerca de la Olma  (la Horma en algunos mapas), una casa que está situada, desde la división territorial de Javier de Burgos en 1833, justo en el actual límite  de tres provincias: El Toboso (Toledo), Mota del Cuervo (Cuenca) y Pedro Muñoz (Ciudad Real), a la que se accede desde Mota del Cuervo por el camino del Campo de Criptana, el mismo por el que Cervantes envió a D. Quijote y a Sancho Panza.

Me aseguraba D. Luis García Fernández, que esa venta fue propiedad de su familia, adquirida por su abuelo D. Juan de Mata Morales Calonge, al que llamaban”El protestante” por profesar esa religión, (D. Luis me muestra en el transcurso de la visita, la biblia de su abuelo). Por esta razón, en muchos mapas, aparece la denominación de “Monte del Protestante” aplicada a estos parajes, llamado también “Monte de Escama” y posteriormente, al nacer su única hija llamada Milagro, D. Juan de Mata, le puso a esta finca el nombre de “Granja del Milagro”. En la escritura particional (manuscrita) tras la muerte de “El protestante”, que me muestra D. Luis García, aparece la descripción de todas las fincas que su abuelo tenía en el paraje de Malabrigo y que adjudicaba a sus herederos (mujer e hija). Observando la extensa escritura, vemos que la mayor parte de estas fincas, las adquirió su abuelo “El protestante” al cura católico de Mota del Cuervo D. Agustín Contreras, (el que fuera dueño de una casa solariega en la calle de Manjavacas de Mota del Cuervo que aún conserva, en su interior, unas bellas columnas blasonadas). Entre estas fincas del protestante, aparece la que tiene el antiguo “pozo de Malabrigo” (cuyo topónimo aparece en los mapas especializados) situada a 1 km. aproximadamente de la venta (como podemos ver en el mapa y  fotos siguientes), junto al corral de Tavira. En esa relación de fincas aparece también la gran casa del “Sitio de Malabrigo” construida sobre la antigua “Venta de Malabrigo”. Esta última denominación está corroborada por varios testimonios, según me cuenta mi nonagenario interlocutor, entre ellos por Lorenzo Gallego (un moteño que estuvo en la guerra de Filipinas), y que estuvo de gañan con su abuelo. Relata cómo él conocía la venta de Malabrigo de cuando llegaban allí a hospedarse los arrieros que venían por el camino de los Valencianos y de la cercana Cañada Real a Andalucía.

Esta casa y parte de las fincas que la rodean siguen siendo propiedad de un familiar de D. Luis García, que actualmente se dedica, en ese mismo sitio, a la cría de reses bravas.

VENTA DE MALABRIGO

Vista satelital de la Casa del Protestante, o de Escama (según los mapas), junto al carril de los valencianos, que según D. Luis García, era la Venta de Malabrigo.

Me contaba que esta venta está en el término de Mota del Cuervo (Cuenca), cerca del límite de las provincias de Toledo y Ciudad Real, justo en el carril (camino) de los Valencianos, que el siguiente pueblo en dirección “Noroeste” es el Toboso (que llegaba hasta Toledo, la capital del reino en su día) y que en dirección  “Este” llega a Valencia. Curiosamente cerca de las Mesas (pasado Manjavacas) se junta con el Camino de los  Pimenteros que lleva al “Sureste” de España, a Cartagena. Según él los viajeros que al atardecer llegaban a la venta, procedentes de Manjavacas, no se atrevían a cruzar el arroyo de la Zanja de la Olma, debido a los maleantes que acechaban en esa zona. Por el contrario, me contaba, que los viajeros que procedían del Toboso, hacían noche en la Quintería de la Olma , precisamente para no cruzar ese mismo arroyo por miedo a ser asaltados por los bandoleros. A propósito de el topónimo de la Olma, me comenta D. Luis García, que en algunos mapas aparece con el nombre de la Horma, y me asegura que el nombre correcto es la Olma, ya que toma este nombre por los numerosos olmos que hubo en la zona (hoy desaparecidos por la grafiosis).

Movido por la curiosidad de indagar en esta Venta de Malabrigo, en uno de mis recientes viajes a Mota del Cuervo, le pedí a un amigo, que tiene una finca de labor y una pequeña nave agrícola, próxima a la Concilla (un paraje cercano a Malabrigo) que me guiase hasta la Venta de Malabrigo. Mi sorpresa fue cuando él me llevó a una finca donde se encuentra el conocido Pozo de Malabrigo, cerca del cual, hasta hace poco hubo una construcción habilitada para el ganado, recientemente derruida, de la que solo quedan en pie unos estercoleros (ver fotos). Es en esta finca donde se encuentra el Pozo de Malabrigo, que en su momento, estaba unida a la misma propiedad de la cercana a la Venta de Malabrigo que me mostró D. Luis García.

Pozo de Malabrigo y restos construcción ganadera

Vista satelital actual de la finca donde se encuentra el Pozo de Malabrigo, junto al Corral de Tavira, con la construcción ganadera que recientemente ha sido reducida a escombros.

20160221_164754

Otra toma del Pozo de Malabrigo. Al fondo los restos de esa construcción ganadera (una majada), en donde se pueden apreciar desde otro ángulo (foto de abajo) restos de los estercoleros, junto al camino.

20160221_165012

Para aquellos que no conozcan la zona, inserto ahora un plano general, donde se observan la casa de la Horma (Olma) que sirve de límite geográfico de las tres provincias: Toledo, Cuenca y Ciudad Real), el Pozo de Malabrigo  y la casa de Escama (en el monte del Protestante), esa que D. Luis García asegura que era la Venta de Malabrigo.

Venta de Malabrigo
Mapa de situación de la Venta de Malabrigo

Resaltado en amarillo la Vereda de los Serrano, (denominada más adelante como la Cañada Real de Andalucía), que conduce hacia Andalucía y que pasa por las Lagunas de Ruidera y la Cueva de Montesinos (tantas veces citadas en El Quijote). No es de extrañar que, en esa venta, se pudieran encontrar, como dice Cervantes en el Quijote, dos mujeres (de esas del partido) que acompañaban a dos arrieros hacia Sevilla, bien por el camino hacia Puerto Lápice, Córdoba, Sevilla, o bien por la cañada ganadera hacia Andalucía, debido a la proximidad de dichas vías. Resaltado en verde, podemos observar el Carril de los Valencianos, que lleva hasta el Toboso y luego hasta Toledo por el noroeste y por el sureste hacia Manjavacas (despoblado perteneciente a Mota del Cuervo). Un camino que antes de llegar a las Mesas se junta con el Camino de los Pimenteros que conduce hasta el puerto de Cartagena. Así, de esta forma hemos encontrado la VENTA DE MALABRIGO,  cerca del camino que lleva desde Mota del Cuervo hacia el Campo de Criptana. Antes de llegar a sus 30 ó 40 molinos de viento.

¿Es posible que nos encontremos ante lo que fuera LA VENTA DONDE FUE ARMADO CABALLERO DON QUIJOTE DE LA MANCHA?.

Así lo relata Cervantes en el Quijote:

“…Autores hay que dicen que la primera aventura que le avino fue la del Puerto Lápice; otros dicen que la de los molinos de viento; pero, lo que yo he podido averiguar en este caso, y lo que he hallado escrito en los Anales de la Mancha, es que él anduvo todo aquel día y al anochecer su rocín y él se hallaron cansados y muertos de hambre; y que, mirando a todas partes por ver si descubriría algún castillo o alguna majada de pastores donde recogerse y adonde pudiese remediar su mucha hambre y necesidad, vio, no lejos del camino por donde iba, una venta, que fue como si viera una estrella que, no a los portales, sino a los alcázares de su redención le encaminaba. Diose priesa a caminar y llegó a ella a tiempo que anochecía. Estaban acaso a la puerta dos mujeres mozas, d’estas que llaman del partido, las cuales iban a Sevilla con unos arrieros que en la venta aquella noche acertaron a hacer jornada; y como a nuestro aventurero todo cuanto pensaba, veía o imaginaba le parecía ser hecho y pasar al modo de lo que había leído, luego que vio la venta, se le representó que era un castillo con sus cuatro torres y chapiteles de luciente plata, sin faltarle su puente levadiza y honda cava, con todos aquellos adherentes que semejantes castillos se pintan. Fuese llegando a la venta, que a él le parecía castillo, y a poco trecho d’ella detuvo las riendas a Rocinante, esperando que algún enano se pusiese entre las almenas a dar señal con alguna trompeta de que llegaba caballero al castillo. Pero, como vio que se tardaban y que Rocinante se daba priesa por llegar a la caballeriza, se llegó a la puerta de la venta, y vio a las dos destraídas mozas que allí estaban, que a él le parecieron dos hermosas doncellas o dos graciosas damas que delante de la puerta del castillo se estaban solazando.” (El Quijote, I, cap. 2)

Autor: José Manuel González Mujeriego

4 de marzo de 2016
Autor del libro “Lo que Cervantes calló”
logoAHMCg.gif
Miembro de la Asociación de Amigos por la Historia de Mota del Cuervo.

Anuncios

2 comentarios en “La Venta de Malabrigo

  1. Jose miguel ortiz valero

    Buenas noches, ese paraje que indica usted en el relato ha pertenecido a mi familia durante generaciones, la casa o venta de malabirgo derruida en este momento la levantó mi bisabuelo y a los abrebaderos que usted se refiere son unos estercoleros que hizo mi bisabuelo para la nave de ganado ahora derruida.
    Para cualquier consulta que quiera contrastar no dude en consultarme

    Me gusta

    1. Muchas gracias por su comentarios. Una de las razones por las que valoré la hipótesis de que esa casa de su familia pudiera haber pertenecido antiguamente a la Venta de Malabrigo, es por la existencia de un pozo que, junto a esa casa, viene en los mapas con el topónimo de: Pozo de Malabrigo. En cualquier caso es posible que la cercana Casa de Escama, si se corresponda con la Venta de Malabrigo, puesto que así figura en alguna escritura de las que me informaba D. Luis García Fernández.
      Cordiales saludos.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s